Pasadas las elecciones…

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Desde Mi Trinchera

María JARAMILLO ALANÍS

Después de una intensa campaña electoral, los alcaldes que buscaban la reelección y que obtuvieron el triunfo, regresan a sus labores, es el caso de Lalo Gattás que vuelve a la presidencia municipal de Victoria para continuar con sus funciones como alcalde, ya la autoridad electoral hará caso o no a los reclamos de prianismo, por lo pronto al morenista, le urge atender las demandas ciudadanas.

Evidentemente el tema es el agua, y hay que recordar que el municipio de Victoria esta en semáforo rojo, es decir, hace falta agua que no se alcanza a bombear desde la presa Vicente Guerrero, porque simplemente hay muy poca en el embalse.

La presa Vicente Guerrero, a decir del Sistema Nacional de Información de Agua y del Monitoreo de las principales presas de México de la CONAGUA,  afirma que al 11 de Junio del año en curso, tiene un Porcentaje de llenado respecto al Nivel de Aguas Máximas Ordinario (NAMO) de apenas un 7.898%

Este es el principal problema que nos aqueja a los victorenses, y por eso suena lógico que Gattás haya sostenido una reunión digamos de emergencia con su gabinete con los que trazó los proyectos que deben ser afianzados y que avancen en el último tramo de su primer mandato pero además para dar cumplimiento con el Plan Municipal de Desarrollo.

Como era de esperarse, hay tres temas urgentes para esta semana: las reparaciones de fugas de agua a través de COMAPA, la inauguración de calles y el mantenimiento de la infraestructura urbana.

Respecto a COMAPA, el alcalde dio instrucciones claras para acelerar las reparaciones de fugas en la ciudad y solicitó una supervisión exhaustiva en las plantas de rebombeo y la presa Vicente Guerrero, debido al bajo nivel del vaso de captación.

En conclusión, el retorno de Gattás marca el inicio de una etapa crucial para su administración, donde cada decisión y acción estarán bajo el escrutinio público.

La ciudadanía espera que sus promesas se conviertan en realidades y que los últimos meses de su mandato sean testigos de un progreso significativo en la infraestructura y servicios de Ciudad Victoria.

La construcción o inicio de la segunda línea del acueducto, resolverá- si llueve- el abasto de agua que en los últimas dos décadas hemos sufrido por la intensa seguía que parece estacionada sobre el territorio tamaulipeco, y el Monitoreo de Sequía en México, subraya que en durante el mes de mayo, ha prevalecido en nuestro estado, un ambiente seco a una sequía excepcional.

Y en este sentido el gobierno de la República nos queda a deber, pues la Secretaría de Hacienda no etiquetó, -hasta este momento-, recursos financieros para la construcción de un ducto que nos da la esperanza de agua para abastecer el consumo humano.

Lástima, no somos Nuevo León donde los empresarios apretaron y  el gobierno de la República actuó casi ipso facto, y se les resolvió el tema de la carencia de agua.

Hoy los empresarios del sur con una empresa estadounidense plantean traer tres máquinas  desalinizadoras de Dubái, (aquí entre nos, ya se acabaron el agua dulce y ahora van por el agua del mar), para ellos y la que les  sobre, seguramente la venderán a precio oro a los organismos operadores del agua de la zona conurbada.

Por supuesto que es mejor aceptar los “regalitos” de los empresarios, que jamás han dado paso sin huarache, por el bien de los ciudadanos que nos urge agua, pero hay que ponerle freno a la voracidad en la firma de los acuerdos.

Quiero recordar que los mexicanos y tamaulipecos no dimos un cheque en blanco; dimos un voto mayoritario a Morena y sus aliados para darle a la Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, un triunfo avasallante y para que se consolide lo hecho por Andrés Manuel López Obrador, y para que acaben por desenredar la madeja de la corrupción heredada por el prian.

¡Triste nuestra calavera y la de los políticos si no cumplen!

Desde Mi Trinchera Vietnamita, más Janambre que nunca.

Facebook
Twitter
WhatsApp
LinkedIn

Foto del día

NACE JIRAFA MACHO EN EL ZOO DE TAMATÁN, OJALÁ LOS VETERINARIOS ENCARGADOS HAGAN BIEN SU CHAMBA